Glosario

Estás en:

Glosario

Anorexia y Bulimia

La anorexia y la bulimia son los trastornos de alimentación más frecuentes y precisan un abordaje multidisciplinar dado la complejidad de las mismas.

La gravedad de dicha patología  hace que en algunas ocasiones el/la paciente ponga en riesgo su propia integridad física.

Depresión

La depresión es el trastorno psicológico más frecuente en la población. Aparece a cualquier edad, desde los niños, adolescentes, adultos y ancianos, por razones muy diversas y su incidencia está aumentando de forma preocupante. Sus síntomas principales son la tristeza, falta de ilusión, cansancio, desinterés por las actividades habituales e incluso ideas de muerte.

Su gravedad oscila de una manera muy amplia desde cuadros leves a los muy graves.

Los primeros resultan, a veces, difíciles de detectar dentro del cuadro depresivo puesto que aparecen síntomas físicos como cansancio, pérdida de apetito, adelgazamiento, dolores en diferentes zonas del cuerpo, alteraciones del sueño y otros, que pueden hacer sospechar una enfermedad física.

En los casos más graves, el paciente presenta ideas de estar arruinado, se siente culpable de cosas que a los demás les parecen desorbitadas o presentan rasgos de hipocondría o aprensión excesivos.

Tanto en los episodios leves como en los graves resulta útil una evaluación del estado físico (exploración, analítica, pruebas de neuroimagen) y mental, primero para descartar la existencia de otras enfermedades físicas.

Otro trastorno afectivo que puede requerir hospitalización es el trastorno bipolar, caracterizado por la presencia de periodos de euforia, hiperactividad, insomnio o conductas de riesgo.

Es necesario desarrollar un amplio estudio de los factores (ambientales, psicológicos o bioquímicos) que pueden haber conducido a dicho estado depresivo y realizar una adecuada orientación terapéutica (tratamiento ambulatorio, en régimen de hospitalización parcial o total).

Así mismo es muy importante le evaluación del riesgo de suicidio pues la ideación suicida, los actos parasuicidas y los intentos de diferente letalidad pueden tener consecuencias irreparables.

Psicosis

Las psicosis son un grupo de trastornos muy variable que incluye psicosis reactivas breves, trastornos psicóticos por abuso de sustancias o enfermedad médica, trastorno por ideas delirantes, y el grupo de las esquizofrenias.

Todas ellas están caracterizadas por la pérdida del juicio de realidad. El paciente ve, oye, cosas que los demás no pueden percibir. Presenta ideas delirantes (se siente perjudicado, perseguido, espiado, etc.). Siente cambios en su personalidad, se produce un aislamiento social marcado y abandono de actividades sociales, académicas o laborales.

Dicha pérdida del juicio de realidad, con la creación de otra realidad mental, de la que el enfermo está firmemente convencido,  hace que el paciente no siempre se sienta enfermo o busque ayuda y que sea su entorno el que detecte dichas dificultades y se ponga en contacto con los profesionales.

Las esquizofrenias se producen a temprana edad (durante la adolescencia habitualmente) y pueden ser precipitadas por numerosos factores (consumo de tóxicos, enfermedades peri natales etc.).

Resulta de vital importancia realizar un diagnóstico y tratamiento precoz para evitar el deterioro psíquico que puede llegar a producirse en pacientes sin tratamiento.

Trastornos neuróticos

Cada vez son más frecuentes los trastornos psíquicos llamados “neuróticos” en los que las manifestaciones fundamentales son síntomas de ansiedad, miedos irracionales, obsesiones, síntomas físicos sin explicación médica etc.

En los llamados trastornos de angustia el paciente puede experimentar crisis de pánico, caracterizadas por el inicio brusco de opresión en el pecho, sensación de falta de aire, miedo a perder el control o volverse loco, sensación de mareo o inestabilidad. Dichas crisis pueden conducir a conductas de evitación de determinados lugares o situaciones donde se han producido y generan una gran incapacidad al paciente tanto a nivel familiar, social o laboral.

La presencia de agorafobia (miedo a los espacios abiertos, concurridos o donde el paciente cree que no puede obtener ayuda inmediata) supone un grave perjuicio para las actividades diarias del paciente. Para ellos se han diseñado programas de un número limitado de sesiones psicoterapéuticas, que, junto a un tratamiento farmacológico, puede dar excelentes resultados.

Del mismo modo, la presencia de fobias, sean estas simples (miedo o temor a algunos animales, alturas, espacios cerrados) o sociales (temor a hablar, escribir o comer en público) pueden producir limitaciones en la vida diaria (ej. viajar en avión) o realizar determinados trabajos donde sea necesario realizar exposiciones en público.

Otro trastorno que incapacita en extremo es el llamado TOC (Trastorno obsesivo-compulsivo) que consiste en la presencia de ideas o actos que el paciente no puede evitar tenerlos y que generan gran angustia.

También son frecuentes  los trastornos somatoformes, donde se presentan síntomas físicos sin que se puedan encontrar razones médicas o quirúrgicas que expliquen su presencia.

En todos los casos anteriores, la realización de una terapia combinada, farmacológica y psicoterapéutica resulta el mejor abordaje para un alivio de los síntomas.

Hospitalización y urgencias 24H

Hospital de San Juan de Dios

Avenida Murrieta 70

48980 Santutzi

902 40 70 71

Consultas externas

944 947 071

Hospital de dia

Heros 28 1º dcha

48009 Bilbao

944 947 071

Entidades aseguradoras

imq
mapfre
adeslas
caser
cigna
sanitas
DKV
amsa2017 © AMSA - Avances Medicos SAIMQ